11.6.17

Vivas y libres nos queremos.

El 15 de Octubre del 2016 estaba escribiendo sobre mujeres. Estaba escribiendo sobres madres, hijas, hermanas, amigas, primas, novias, tías que no se encuentran físicamente con nosotros, pero que continúan con cada una de nosotras (aunque no nos conociéramos).
Todas juntas somos el grito de lucha, verdad y justicia. Somos la voz de Melina, que tenía 17 años cuando la encontraron muerta en San Martín, luego de haberla violado. Somos Daiana, esa chica que estaba yendo a una entrevista de trabajo a la cual nunca llegó, porque la asesinaron. Somos Serena, sólo tenía 15 años cuando su ex novio la degolló y le dio 49 puñaladas en su cuerpo, simplemente por el hecho de haberlo dejado. Somos Marina y María José, las turistas mendocinas que viajaban solas y las mataron por resistirse a un abuso sexual. Somos Lucía, que la violaron hasta la muerte con solo 16 años. La lista podría continuar. Porque las victimas de la violencia machista es eterna. Ángeles, Lola, Araceli, Micaela, Cintia, y muchos casos mas que ya no recuerdo. Casos que no recuerdo, porque todos los días hay que lamentar la muerte de otra mujer a manos de un hombre. Lamentamos esa muertes, aprendemos a vivir constantemente a vivir en un aire viciado por crueldad y miedo y los únicos que no lamentan esas injusticias, son justamente esas personas que infligen el daño, que con un par de lagrimas adelante de los jueces o buena conducta en prisión, los dejan en libertad, y así se convierten en cómplices de esta tortura.
Parece que vivir en una sociedad que mate a las mujeres, sea normal. Pero no es normal. Nunca será normal. Se registran casos de femicidio, una cada menos de 30 horas.
Hoy, 11 de Junio de 2017, las cosas no han cambiado mucho en Argentina. Continuamos con esta eterna lucha. Seguimos viviendo en una sociedad machista que sigue justificando los actos de violencia y crueldad, con distintas frases como: "tenía la pollera muy corta", "estaba sola de noche" "iba con calzas muy ajustadas". ¿Acaso es normal vivir así? ¿Es normal vivir con miedo? No es normal. Nunca lo será. Seguiremos luchando por cada una de nosotras, por las que no están y las que siguen sufriendo en silencio, por miedo a hablar.
Hoy y siempre, vivas y libres nos queremos. 
"A las brujas no las quemaron por malas, las quemaron por inteligentes, por rebeldes, por libres. Por querer ser parte de la historia. Por adquirir conocimiento que estaban reservados solo a los hombres. Por no enmarcarse en la "belleza" impuesta por la mirada masculina. Por leer libros, por escribirlos, por enseñar. Por soñar con revoluciones en donde todas las mujeres consiguieran lo que ahora no tienen. Las quemaron por sabias, porque se resistieron a ser violadas, porque no las pudieron compras, las quemaron porque amenazaron al sistema que te convierte en reproductora.
No somos princesas, ni nos interesa serlo. Somos nietas de las brujas que nunca pudiste quemar y sobrevivientes del genocidio machista que históricamente hemos vivido las mujeres."



10.10.16

Una primavera (no tan) distinta.

Pasó el 21 de Septiembre y con ella el cambio de estación. Llegó la primavera, donde los días soleados y templados abundan, al igual que mis ganas de estar acostada en el pasto de un parque leyendo, tomando mates con mis amigos, jugando con mi perro o simplemente resumir para el próximo parcial. En resumen, la primavera es mi estación favorita. A pesar de que estas semanas no fueron los típicos días primaverales, siento la misma ilusión, felicidad y entusiasmo, como todos los años. No sé si todos tienen el mismo entusiasmo que yo, pero en esta época del año siento que todo lo malo se puede solucionar, que las cosas pueden renacer y mejorar, incluso las cosas buenas.
Sin embargo, siento que es un año distinto. Mejor. Me siento mejor conmigo misma, con un trabajo que me gusta (por ahora) y me esta yendo bien en la facultad. ¿En el amor? No tan bien, pero no importa. Siento esa emoción e ilusión que voy a conocer a alguien y mis días van a ser mejores, mas de lo que ya lo son. 
Primavera es esa ilusión de cambio, es ese "lo que vendrá" lleno de optimismo y entusiasmo.  Lleno de colores y alegría por donde se le mire, de carcajadas, de amor. 

13.7.16


"Y me dan ganas
de saber 
de vos 
solo para reafirmar 
que existís 
y que todavía estas ahí 
aunque en mi vida 
ya no haces (tanta) falta 
porque estoy viviendo mejor 
pero igual 
a veces
te extraño."

2.1.16

El sentimiento que creías haber olvidado.

Fueron un sucesión de hechos que, como consecuencia final me hicieran extrañarte, no fueron tantos, porque no necesitaba que pasaran tantas cosas que me planteaba el destino para darme cuenta que después de todo este tiempo, te extraño.
Mis días por mediados de diciembre no eran fatales, pero no me encontraba en mi mejor momento,  claramente. Mis días y noches estaban, simplemente, dedicados para estudiar e ir a trabajar. Como las cosas no salían como me gustaría (nunca salen como uno quiere) me quejaba en twitter, y constantemente. Y es ahí es cuando ocurre el primer hecho, me contesta un tweet a mi amigo y a mí deseándonos suerte para el próximo final. No lo podía creer y no le contesté, sólo me limite a ponerle un amable favorito. Nada más. Si, soy una idiota. Después de esto, no podía pensar en nada más que no sea él y no me agradaba sentir esto por él, otra vez. Pero pasaban los días y lo seguía extrañando, aunque evitaba pensar en él y cosas que me hicieran recordarlo hasta que un noche estaba mirando una película y mi amiga manda al grupo de whatsapp una foto de él diciendo que estaba más lindo, lo cuál era cierto, estaba más hermoso que nunca y lo único que pude hacer en el momento fue stalkearlo en las redes sociales y darme cuenta que lo necesito y que tal vez él no me necesite tanto.
Como dije, no fueron tantos hechos, pero mis mejores amigas no sabían nada de esto, ¿por qué como es posible que no lo haya superado del todo después de tanto tiempo? Cuando les conté lo que me pasaba fue difícil, porque me costaba admitir en voz alta lo que me pasaba, y entre medio de lágrimas, me animaron a hablarle y la idea me carcome la cabeza desde entonces. Primero pensé que no iba a perder mi dignidad hablándole, ¿pero sino le hablo ahora cuando va pasar? Luego por mi mente estaba la idea que por una vez por todas me arriesgara, aunque sea con algo tan mínimo, tener el valor de hacer algo que quiero pero me da pánico hablarle y que me ignoré, o hablarle y se ría de mí, o que este con alguien más y que haya logrado lo que yo no pude, superarlo.  

28.8.15



Hoy tuve un sueño hermoso, y es particularmente hermoso, porque el simple hecho que, él apareció en mi sueños. Era como volverlo a ver después de tanto tiempo. En fantasía, nos encontrábamos casualmente por la calle (e incluso dormida me moría de nervios y de amor) y hablábamos como si nada hubiera pasado, hasta que finalmente me besa. Definitivamente era un sueño.
No me acuerdo los detalles, pero creo que tampoco importa. Me importaba él, su sonrisa, y su manera de hacerme tan feliz con sólo verlo (aunque sea una ilusión)
En la vida y en mis fantasías, lo extraño con locura en cada momento.